Páginas vistas en total

lunes, 2 de abril de 2012

La Luna, satélite natural de la Tierra

La Luna, satélite natural de la Tierra




La Luna es el único satélite natural de la Tierra y que quinto satélite más grande del Sistema Solar. Es el satélite natural más grande del Sistema Solar en relación al tamaño de su planeta, un cuarto de diámetro de la tierra y 1/81 de su masa, y el segundo satélite más denso después de Ío.El hemisferio visible de la luna (que siempre es el mismo) está marcado por oscuros mares lunares de origen volcánico entre las brillantes montañas antiguas y los destacados astroblemas (Cráter de impacto). A pesar de ser el objeto más brillante del cielo después del Sol, su superficie, es en realidad muy oscura, con una reflexión similar a la del carbón. Su prominencia en el cielo y su ciclo regular en fases han hecho de la Luna una importante influencia cultural desde la antigüedad tanto en el lenguaje como en el calendario, el arte o la mitología. La influencia gravitatoria de la Luna produce las corrientes marinas, las mareas y el aumento de la duración del día. La distancia orbital de la Luna, cerca de treinta veces el diámetro de la Tierra, hace que tenga en el cielo el mismo tamaño que el Sol, permitiendo a la Luna cubrir exactamente al Sol en eclipses solares totales.


La Luna es el único cuerpo celeste en el que el hombre ha realizado un descenso tripulado. Desde las misiones del Apolo 17 en 1972, ha sido visitada únicamente por sondas espaciales no tripuladas. Desde 2004, Japón, China, India, Estados Unidos y la Agencia Espacial Europea han enviado orbitadores. Estas naves espaciales han confirmado el descubrimiento de agua helada fijada al regolito lunar en cráteres que se han encontrado en la zona de sombra permanente y están ubicados en los polos. La Luna se mantiene bajo el tratado de espacio exterior, libre para la exploración de cualquier nación con fines pacíficos.


La Luna tarda en dar la vuelta alrededor de la Tierra 27 días, 7 horas y 43 minutos, si se considera el giro respecto al fondo estelar, pero 29 días, 12 horas y 44 minutos si se la considera respecto al Sol, ya que en este lapso, la Tierra ha girado alrededor del Sol. Esta última revolución rige las fases de la Luna, los eclipses y mareas lumisolares. Como la Luna tarda el mismo tiempo en dar la vuelta sobre si misma que en torno a la Tierra presenta siempre la misma cara. Ocurro por el efecto gravitatorio de la Tierra que ha frenado completamente a la Luna. 


La Luna se aleja unos cuatro centímetros al año de la Tierra, al mismo tiempo va frenando la rotación terrestre, con la consecuencia que en el futuro lejano los eclipses totales de Sol desaparecerán, al no tener la Luna el suficiente tamaño para tapar por completo el disco solar. Teoréticamente esta separación debería prolongarse hasta que la luna tardara unos 47 días en completar una órbita alrededor de la Tierra, y ésta tardaría también 47 días en realizar un giro sobre su propio eje. 










En realidad, la Luna no gira alrededor de la Tierra, sino que la Luna y la Tierra giran alrededor del centro de la masa de ambos. Sin embargo, al ser la Tierra un cuerpo grande, la gravedad que sobre ella ejerce la Luna es siempre distinta. En el punto más próximo es mucho mayor que en el centro de las masas de la Tierra y mayor en ésta que en el punto más alejado de la Luna. Mientras que la Tierra gira alrededor del centro de gravedad del sistema Tierra-Luna aparece una fuerza que intenta deformarla, dándole el aspecto de un huevo. Este fenómeno se llama gradiente gravitatorio, el cual produce las mareas, y al ser la Tierra sólidaafecta más a las aguas y a la atmósfera, de allí el efecto de subida y bajada de las mareas (en realidad suben en en el punto más cercano y más alejado de la Luna). 


La Luna tiene una atmósfera insignificante debido a su baja gravedad, incapaz de retener moléculas de gas en su superficie. La totalidad de su composición aun se desconoce. El programa Apolo identificó átomos de helio y argón, y en 1988, observaciones desde la Tierra añadieron iones de sodio y potasio. La mayor parte de los gases en su superficie proviene de su interior.


La prácticamente ausencia de atmósfera en nuestro satélite obligó a los astronautas a disponer de equipos autónomos de suministros de gases para sus paseos por la superficie lunar. Asimismo, al no existir un manto protector, las radiaciones ultravioletas y los rayos gamma provenientes del Sol, bombardeaban la superficie lunar, siendo necesario contar con trajes protectores especiales que eviten los efectos nocivos.


La ausencia de aire, y, consecuentemente, de vientos, impide que se erosione la superficie. Debido a la ausencia de aire no se transmite el sonido. La falta de atmósfera también significa que la superficie de la Luna no tenga ninguna protección con respecto al bombardeo espontáneo de cometas y asteroides. Además, una vez que éstos impactan sobre la superficie lunar, los cráteres que resultan no se degradan a través del tiempo por la falta de erosión.








Al descubrir que la superficie lunar era la misma que la superficie terrestre se supuso que su origen tenía que venir de la propia Tierra. Un cuerpo tan grande en relación a nuestro planeta difícilmente podría haber sido capturado ni tampoco era probable que se hubiese formado junto a la Tierra. La mejor explicación de la formación de la Luna es que ésta se originó a partir de los pedazos que quedaron tras una cataclítimca colisión con un protoplaneta del tamaño de Marte en los albores del Sistema Solar. 


La enorme energía suministrada por el choque fundió la corteza terrestre por completo y arrojó gran cantidad de restos incandescentes al espacio. Con el tiempo se formó un anillo de roca alrededor de nuestro planeta, hasta que, por acreción, se formó la Luna. Su órbita inicial era mucho más cercana que la actual, y el día terrestre era mucho más corto, ya que la Tierra rotaba más de prisa. Durante cientos de millones de años, la Luna ha estado alejándose lentamente de la Tierra, a la vez que ha disminuido la velocidad de rotación terrestre, debido a la transferencia del momento angular que se da entre los dos astros. Este proceso de alejamiento continúa actualmente a razón 38 mm por año.


Desde tiempos inmemoriales la Luna sorprendió al hombre con su gran tamaño, sus ciclos orbitales y sus fases. Fue uno de los dos cuerpos más importantes junto al Sol y su periodicidad sirvió como calendario en muchas culturas. En Irlanda se ha encontrado una roca de hace 5000 años, que parece ser la representación más temprana de la Luna descubierta hasta la fecha.








En muchas culturas prehistóricas y antiguas, la Luna era una deidad u otro fenómeno sobrenatural. Una de las primeras veces en las que se intentó ofrecer una visión racional y científica de lo que era la Luna, fue en la Antigua Grecia. La propuso el filósofo Anaxágoras, quien razonó que tanto el Sol como la Luna eran dos cuerpos gigantes, rocosos y esféricos y que la luz emitida por la Luna no era más que la luz reflejada del Sol. Su idea ateísta del cielo fue una de las causas de su encarcelamiento y posterior exilio.


En la Edad Media, antes de la invención del telescopio, cada vez más gente fue reconociendo que la Luna era una esfera ya que se creía que tenía que ser perfectamente lisa. 


En 1906, Galileo Galilei onservó por primera vez la Luna con telescopio, y afirmó en su libro Sidereus Nuncius que no era lisa, ya que estaba llena de cráteres. Más tarde, aun en el siglo XVII, Giovanni Battista Riccoli y Francesco María Grimaldi trazaron un mapa de la Luna y dieron nombre a muchos de esos cráteres, los que se mantienen hasta la actualidad.


Finalmente algunas curiosidades referentes a nuestro satélite natural:



  • El término selenita, de origen griego, es el supuesto gentilicio de nuestro satélite. Proviene del nombre Selena, diosa griega asociada a la Luna. 
  • En castellano el primer día del mes, lunes, tiene su raíz en el día de la Luna (Dies lunae, en latín)Esto también se puede ver en el idioma inglés, en donde Monday viene de Moon day, en italina Lunedi, en francés Lundi y en alemán Montag.., todos ellos derivados de la palabra Luna....
  • Los kilias creen que la Luna es una potencia masculina. Según su propia cultura el dios de la Luna fue el creador de todo el Universo
  • Una de las etimologías más comunes sobre el origen de la palabra México dice que significa lugar en el centro de la Luna, o más precisamente En el lago de la Luna.

El Mar de la Tranquilidad, fotografía tomada desde el Apolo 8

2 comentarios:

  1. Oo: ESTO ME PUEDE SERVIR DE MUCHA AYUDA EN MI TRABAJO DE CIENCIES GRACIAS A LA NASA NUESTRO PLANTE TIENE UN SATELITE ARTIFIACIAL DONDE POSE TODA CLASE SE OBJESTOS GRACIAS :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro que este trabajo te pueda servir para tu trabajo de ciencias, es justamente uno de los objetivos de este blog.., ayudar a los demás y difundir toda clase de información científica. Besos

      Eliminar